FRESE  
Buscar
 Contacto
Kieback&Peter Ibérica

Avda. Sur del Aeropuerto de Barajas, 28
Planta 4-2
28042 Madrid

 913 044 440
 913 272 755
 info@kieback-peter.es
www.kieback-peter-iberica.es


Departamento Técnico

 913 750 303/04
 consultas@kieback-peter.es
¿Por qué se necesitan válvulas de equilibrado?
 

Consideremos el esquema representado en la figura 1.3.

Corresponde a una instalación compuesta por una caldera o enfriadora, tres unidades terminales que requieren caudales idénticos y una bomba de circulación. En la parte superior de la figura se representa el diagrama de distribución de presiones en la instalación. Tanto en el esquema como en el diagrama los nudos están definidos con la misma nomenclatura.

En las tuber ías existe un rozamiento del fluido con las paredes internas de la tubería, de tal forma que se produce una pérdida de carga a lo largo de la tubería en el sentido del fluido. Esta variación queda representada en el diagrama de presiones. El caudal entre dos puntos se determina en función de la presión diferencial existente entre esos puntos y la pérdida de carga producida en la tubería, las válvulas y las unidades terminales. El cálculo del caudal se realiza mediante la siguiente ecuación:

qvn = Δp / (R . ρn)

en la que:
qvn = caudal
Δp = caída de presión
R = Pérdidas a lo largo del circuito (tuberías, unidades
terminales, válvulas,…)
n = Exponente
ρ = densidad del fluido

El valor R se obtiene de las tablas correspondientes en los catálogos de los productos en cuestión.

El exponente n toma valores diferentes en función del tamaño de la tubería.

fig. 1.3

La caída de presión Δp1 corresponde al circuito crítico que es aquel que ofrece la mayor resistencia a la circulación del fluido.
Normalmente se corresponde con el circuito más alejado de la bomba. Esta caída de presión se calcula mediante la siguiente ecuación: Δp1 = R1 . (qv . ρ)n, en la que R1 y qv son valores conocidos ya que representan respectivamente la pérdida de carga a lo largo del circuito crítico y el caudal de proyecto.

La caída de presión en las tres unidades terminales ha de ser la misma, ya que partimos del supuesto de que el caudal tenía que ser idéntico en todas ellas, por tanto : Δp1=Δp2=Δp3.

Para lograrlo es necesario conectar en serie con las unidades terminales otro elemento resistente al paso del fluido, de tal forma que la caída residual de presión entre los puntos BF y CG pueda ser absorbida.

Si la instalación en cuestión no dispone de válvulas de equilibrado después de las unidades terminales (2) y (3), el caudal a través de las tres unidades terminales variará de forma que ofrezca el mayor valor en la unidad terminal 3, en la 2 será algo más bajo y en la 1 inferior aún. En este caso la instalación no estará equilibrada.

La figura 1.4 muestra la distribución de presiones entre los puntos BF. De su examen se desprende que a la hora de ajustar la válvula de regulación se ha de tener en cuenta la pérdida de carga tanto en la unidad terminal como en las tuberías.

fig. 1.4.

El ajuste final usualmente se lleva a cabo mediante la medida del caudal a través de la válvula de regulación y simultáneamente la medida del caudal en la unidad terminal
(1).

La válvula de regulación de la unidad terminal (2) se ajusta de forma que los caudales medidos en las unidades terminales (1) y (2) sea igual que la correspondiente al caudal de referencia entre las dos unidades terminales.

A continuación se ajusta la válvula correspondiente a la unidad terminal (3) para que el caudal en las unidades terminales (2) y (3) sea también el mismo que entre ambas unidades terminales.

Este método de ajuste se llama “método proporcional”.

 
Kieback&Peter Ibérica S.A.